50 años después, el golpe de Estado en Chile y sus lecciones para la democracia

Hace cincuenta años, el 11 de septiembre de 1973, un violento golpe puso fin a la presidencia de Salvador Allende, el presidente socialista elegido popularmente de Chile, una de las democracias más antiguas de América Latina. El derrocamiento inició una dictadura de casi dos décadas dirigida por el general Augusto Pinochet que mató a 2.300 personas, torturó a más de 30.000 y exilió a decenas de miles.

El profesor de Política y Asuntos Internacionales Peter Chiavelis, experto en política electoral, legislativa y presidencial en Chile, responde preguntas sobre el complejo papel que jugó Estados Unidos en el golpe y por qué la democracia no debe darse por sentada.

Chiavellis ha sido recientemente coautor La confusión constitucional de Chile Revista de Democracia y El momento constitucional de Chile En la historia actual. Su libro, «La decadencia de la democracia, 50 años después”, en coautoría con Pamela Figueroa, publicado a principios de este mes.

¿Por qué sigue siendo difícil evaluar el papel de Estados Unidos en el golpe después de 50 años?

Aunque la intervención estadounidense en Chile está documentada y reconocida, las interpretaciones varían. Para la izquierda, el golpe derrocó ilegalmente a un gobierno democrático libremente elegido que fue derrocado porque amenazaba los intereses empresariales estadounidenses. Para la derecha, el golpe descarriló el experimento comunista de Allende. A pesar de los incansables esfuerzos, muchos documentos que son fundamentales para comprender el papel de Estados Unidos en Chile en las décadas de 1960 y 1970 siguen desclasificados.

Los funcionarios chilenos solicitaron formalmente a la administración Biden una divulgación más amplia de los documentos para ayudar a cerrar este doloroso capítulo de su historia. En respuesta, la CIA y el Departamento de Estado publicaron hace dos semanas una serie de documentos que eran nuevos, pero no dramáticos, sobre el alcance de la participación de Estados Unidos en el complot.

READ  Temblores en Chile hoy jueves 28 de septiembre

Documentos previamente desclasificados muestran que Estados Unidos ayudó a preparar el escenario para el golpe al apoyar a la oposición del presidente Allende, pero no está claro si la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos jugó un papel directo en el derrocamiento.

¿Dónde está Chile ahora?

Hoy en día, Chile continúa ubicándose entre los dos países más democráticos y limpios de América Latina, junto con Uruguay. Chile es, con mucho, la economía más exitosa de América Latina, y los gobiernos posteriores a la transición han logrado avances significativos en la erradicación de la pobreza extrema, la diversificación de los mercados de exportación y la provisión de un acceso generalizado a la educación superior.

¿Por qué es importante lo que pasó en Chile para entender la política actual?

En octubre de 2019, un grupo de estudiantes de secundaria chilenos saltaron los torniquetes del metro para protestar por los aumentos de tarifas. Sus acciones provocaron manifestaciones violentas y generalizadas que alentaron a los políticos progresistas a cambiar la constitución del país de la era Pinochet. Sin embargo, el fracaso del proceso constitucional y las elecciones presidenciales de corto plazo en 2021 para el admirador de extrema derecha de Pinochet, José Antonio Castín, indican que Chile no es inmune al populismo de derecha que es cada vez más común en el mundo.

La democracia no es invencible. En todo caso, el aniversario del golpe militar de Chile nos ofrece un momento para reflexionar sobre la fragilidad de la democracia global y la necesidad de defenderse incansablemente contra amenazas reales dentro y fuera del país.

READ  El mejor luces led arbol navidad: Guía de revisión y compra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio