Chile dividido conmemora 50 años del sangriento golpe militar de Pinochet

SANTIAGO, 11 sep (Reuters) – Chile cumple 50 años desde el violento golpe de estado de Augusto Pinochet contra dos décadas de gobierno militar.

El golpe de 1973, en el que los tanques recorrieron las calles y los aviones Hawker Hunter bombardearon el palacio presidencial de La Moneda en llamas, resonó en todo el mundo y marcó el comienzo de una de las más brutales de una serie de dictaduras de derecha amigas de Estados Unidos. Gran parte de América del Sur fue sometida a detenciones masivas, torturas y desapariciones en los años 1980.

Pero medio siglo después, Chile está marcadamente polarizado. Las víctimas del gobierno militar y sus familias han aumentado su presión por la justicia y la rendición de cuentas, pero la extrema derecha política se ha mantenido atrincherada en medio de temores de un aumento de la delincuencia. El joven presidente progresista Gabriel Boric está bajo fuego.

«Algunas personas no saben nada de lo que pasó y no están interesadas, otras están cansadas… 50 años después, muchas personas todavía no saben qué pasó con sus familiares desaparecidos», afirmó Elvira Gadis. Seis años en 1973.

«Hasta que eso cambie, seguirá doliendo y dividiendo».

Recuerda a los vecinos alineados en las calles y a las tropas haciendo registros puerta a puerta en el barrio obrero de Estesian Central en la capital, Santiago, donde aún vive.

Mientras Boric hacía campaña para un importante evento que conmemoraba el aniversario del golpe, enfrentó el rechazo de políticos y votantes rivales. Una encuesta reciente de Pulso Ciudadano encontró que el 60% de los chilenos no estaban interesados. Casi cuatro de cada diez dijeron que culpaban al gobierno de Allende por el golpe.

READ  El mejor Organizador Coche Asiento: ¿cuáles son sus opciones?

Esa división pública refleja algunos años difíciles en el espejo retrovisor de Chile, que se ha convertido en una de las naciones más estables, económicamente exitosas y seguras de Sudamérica.

Protestas violentas contra la desigualdad sacudieron a Santiago en 2019, lo que provocó un movimiento para volver a redactar la constitución de la era Pinochet. Pero su rechazo por parte de los votantes el año pasado fue un duro golpe para los progresistas del país. Un líder de extrema derecha, José Antonio Caste, un abierto partidario de Pinochet, está desempeñando ahora un papel clave en el segundo esfuerzo de redistribución de distritos.

«La polarización está más extendida que nunca desde el retorno a la democracia», afirmó Christian Valdivieso, director de la consultora local Criterion.

‘No hay futuro sin memoria’

Boric, de 37 años, que no nació más de una década después del golpe, realizará una ceremonia el lunes en el palacio presidencial, donde hace 50 años colapsó el gobierno de Allende y él luego se quitó la vida.

«Algunos nos llaman a pasar página, a olvidar el pasado», dijo recientemente Boric, admirador de Allende. «Pero un futuro brillante es imposible sin memoria y verdad».

Según diversas comisiones chilenas de derechos humanos, 40.175 víctimas fueron catalogadas como ejecutadas políticamente, desaparecidas, encarceladas y torturadas durante el régimen militar. El régimen también exilió a miles de personas.

El gobierno de Pinochet terminó en 1990 después de que una mayoría de chilenos votara a favor de la democracia en un referéndum. Luchó contra acusaciones de derechos humanos durante años, pero nunca fue declarado culpable de ningún delito y murió en 2006. Pero muchos oficiales militares y ex miembros de su policía secreta fueron condenados por tortura, secuestro y asesinato.

READ  Fernández lleva a Canadá a superar a Chile en la Copa United Pegula atónita por la Roca de Gran Bretaña | juego

Gaby Rivera, jefa del grupo de Familiares de Presos Desaparecidos, se llevó a su padre, Luis Rivera, en noviembre de 1975. A lo largo de los años, se han ofrecido a su familia varias versiones de su destino, incluida la de que su cuerpo fue arrojado al mar.

«Vivimos esta fecha con dolor, pero con esperanza, porque hoy vemos algo de luz», dijo a Reuters. «No sabemos si obtendremos justicia completa, pero lo que tenemos que hacer es llegar a la verdad, descubrir dónde están».

Cientos de conmemoraciones están previstas para el lunes, y se esperan en Santiago líderes regionales como Alberto Fernández de Argentina, Gustavo Pedro de Colombia y Andrés Manuel López Obrador de México.

Carlos González, quien fue detenido, torturado y luego deportado en 1976, dijo que le dolía ver que algunos restaban importancia al significado del día.

«Sentimos que esta fecha nos afecta y cuando vemos aparecer a quienes niegan lo sucedido, tenemos que tirar piedras a la televisión», afirmó.

«Es bueno hablar de lo que pasó. Y, como superviviente, siento la responsabilidad de hablar de ello porque hay muchísimas personas que no sobrevivieron».

Informe de Natalia Ramos; Edición de Adam Jordan y Mark Heinrich

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Obtener derechos de licenciaAbre una nueva pestaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio