En un Chile plagado de corrupción, el pasado del nuevo líder ha suscitado controversia

SÃO PAULO, Brasil — Chile tiene una de las crisis de abuso sexual clerical más dolorosas del mundo católico, lo que hace que la reciente elección de un nuevo arzobispo por parte del Papa Francisco Santiago sea sin duda un momento decisivo para la nación latinoamericana.

Sin embargo, en qué sentido una masa de agua es un tema de debate.

El nuevo arzobispo, Fernando Somali Garib, inaugurado el 16 de diciembre, es el hombre que lidera la renovación de la iglesia chilena, un hábil usuario de las redes sociales y un comunicador dedicado, según sus fanáticos. Los críticos, sin embargo, dicen que él es parte del problema más que de la solución debido a su presunto encubrimiento de casos de abuso en el pasado.

Somali, que ahora tiene 66 años, se graduó en ingeniería civil en 1981, ingresó al seminario tres años después y fue ordenado sacerdote en 1991. Completó su doctorado. en Sagrada Teología en Roma en 1994.

Desde la década de 1990 se desempeña como profesor de la Pontificia Universidad Católica de Santiago. En 2006 fue nombrado Obispo Auxiliar de Santiago y en 2011 Arzobispo de Concepción.

Con el paso de los años, se ganó la reputación de erudito de sólida constitución y experto en bioética, llegando a ser miembro de la Academia Pontificia para la Vida.

Durante el mandato de Concepción como arzobispo, Somali fortaleció la dimensión social de su ministerio. Por ejemplo, en 2017, la arquidiócesis inauguró el refugio móvil La Misericordia (“Misericordia”), un autobús equipado con camas, duchas y un refectorio que funciona de noche y atiende a la población sin hogar de Concepción.

Dos años después, Somali inauguró Cafetería 440, una cafetería regentada por personas con síndrome de Down, con la idea de dar trabajo a ese segmento. Esos programas, junto con otras iniciativas, han ayudado a la Iglesia chilena a obtener una cobertura mediática favorable durante tiempos difíciles.

La crisis de reputación que sufre la Iglesia fue provocada inicialmente por las revelaciones de crímenes de abuso cometidos por el ex padre Fernando Karadima. Karadima fue acusado de múltiples abusos a menores a lo largo de décadas, pero la historia se hizo pública en 2010 cuando tres de las víctimas concedieron una entrevista televisiva.

READ  El mejor Biotina 10000 Mcg Crecimiento Del Cabello: Guía de revisión y compra

La participación somalí en el caso es ahora controvertida en Chile.

Según un informe de un sitio web de noticias chileno. EncimeraUna de las víctimas de Karadima, Juan Carlos Cruz, un asesor cercano del Papa Francisco, dijo a la periodista María Olivia Mongeberg que Somali había investigado las finanzas de El Bosque, una parroquia de clase alta en la capital dirigida por un sacerdote abusivo. 2010 y concluyó que no hay problema.

Sin embargo, una investigación posterior reveló que la iglesia había recibido cientos de miles de dólares en donaciones y que una parte de ese dinero había desaparecido.

Las investigaciones criminales demostraron que Karadima no sólo llevaba un estilo de vida lujoso, sino que también pagaba por el silencio de las personas que conocían sus crímenes.

Somali también está acusado de no ayudar a Cruz, quien dijo que era su amigo, cuando Cruz buscó ayuda para hacer frente al presunto abuso de Karadima. En una entrevista tras asumir como arzobispo de Concepción, Somali reconoció que se había «portado mal» con Cruz, que su silencio era perjudicial y lamentó la forma en que había tratado a un amigo y hombre que necesitaba un obispo.

En aquella ocasión, Cruise respondió en su cuenta X que «algún día perdonaría a Somalia».

«Durante años le pedí ayuda, nada. Todavía me duele. Es mi amigo», afirmó.

Otra víctima chilena de abuso, una somalí, dijo que no ayudó. dijo José Lara Valenzuela, un católico laico de Concepción. kuruks Ella fue abusada en 2002 por un sacerdote local llamado Reynaldo Méndez Sánchez.

“Yo tenía 21 años y había sido admitido en el seminario. Méndez Sánchez me llevó de viaje a la ciudad de Santa Juana con los demás chicos. Me emborrachó y me violó», recordó Laura.

Denunció el incidente en 2015 ante la iglesia y la fiscalía. Debido a la prescripción de ese tipo de delito, no se pudo iniciar ningún proceso legal.

«Denuncié el crimen nuevamente y Somali me convocó a una reunión en junio de 2018. Decidió reabrir un proceso de nominación», dijo Laura.

Méndez Sánchez está acusado de violar a un niño de 14 años entre 2014-2017. Laura testificó en su contra que tenía un patrón de conducta. Fue sentenciado a cinco años de libertad condicional y enfrenta dos cargos más de mala conducta.

READ  El mejor Painting By Numbers: Seleccionado para ti

Laura y la arquidiócesis llegaron a un acuerdo y ella recibió alrededor de 40.000 dólares de indemnización sin atención psicológica.

A pesar del papel del arzobispo en la reapertura del caso de canonización de Méndez Sánchez y la compensación para Lara, no cree que la iglesia –y Somalia– manejaron la situación adecuadamente.

«Le pregunté a Somali si sabía de algún otro abuso por parte de Méndez Sánchez y dijo que no. Dijo que le había preguntado varias veces al sacerdote y él lo negó», recordó Laura.

«Pero luego Méndez Sánchez salió libre por 'razones acumuladas'. Bueno, la iglesia sabía que había cometido otros delitos, pero se negó a hacerlos públicos. Era importante para mí y las otras víctimas saber todo lo que había hecho el sacerdote, pero nunca lo supimos. La iglesia también lo supo», lamentó.

Laura dijo que la Arquidiócesis de Concepción decidió suspender sus sesiones semanales de psicoterapia en junio. Dijo que los necesita porque todavía vive con las cicatrices del abuso.

«Seguimos con nuestra vida, pero las crisis como el pánico, la angustia y el insomnio son habituales. Mi psiquiatra me dijo que debía consultar a un psicólogo, pero me lo quitaron a los dos años», dijo Laura.

Después de patrocinar reparaciones y sesiones de psicoterapia durante un tiempo, el arzobispo siente que ha cumplido con sus obligaciones y que ahora puede seguir adelante.

«Me dijo que yo tenía derechos y que esos derechos serían respetados. Pero lo que pasó fue todo lo contrario. Era una forma de blanquear la reputación de la iglesia, era una estrategia de marketing», dijo Laura.

En su opinión, Somali «no cambiaría nada en Santiago».

Esa no es la opinión de Claudia Leal, profesora de teología moral en la Pontificia Universidad Católica de Santiago y experta en abusos eclesiásticos.

En palabras del Papa Francisco, enfatizó que la Iglesia chilena enfrenta una profunda crisis debido a una larga «cultura de abuso y encubrimiento».

«En el caso de Somali, no se ha demostrado ningún tipo de responsabilidad legal por denuncias de abusos o encubrimientos, y como arzobispo de Concepción ha avanzado en la gestión de las denuncias», afirmó. kuruks.

Al mismo tiempo, continuó, “es razonable pensar que durante su gestión en Concepción se cometieron errores, que se subestimaron las voces de las víctimas, que no hubo casos diferentes de abuso de poder, de conciencia y abuso sexual. debidamente administrado.»

READ  El mejor Ladron Mechero Coche: Guía de revisión y compra

«La iglesia chilena está tratando de crear una cultura de transparencia y rendición de cuentas en esos asuntos, y creo que Somalia está comprometida con ese proceso, que ciertamente no ha terminado», dijo Leal.

Somali fue profesora de Leal cuando ella era estudiante de pregrado y fue su asistente de enseñanza durante un par de años. Ella lo recuerda como un hombre siempre abierto al conflicto y siempre dispuesto a escuchar diferentes puntos de vista.

«Después – cuando ya era obispo – pude ver cómo se desarrolló y fortaleció la capacidad de comunicar. Espero que esa actitud traiga un ambiente de confianza para hablar en la Arquidiócesis de Santiago», agregó.

Fernando Soler, otro profesor de teología de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, sostuvo que la Iglesia Católica ha implementado un sistema que «permite el poder y ciertamente el abuso sexual» y «incluso un obispo que está dispuesto a luchar contra todas las formas de abuso y encubrimiento». arriba». -Up podría chocar contra una pared.»

«Este muro es una verdadera falla en la respuesta de la iglesia y, lamentablemente, tiene un innegable efecto de revictimización. Por mi parte, me gustaría ver a Somali actuando en la Iglesia de Santiago; por ahora, espero que comprenda la seriedad de la tarea», dijo Soler. kuruks.

Subrayó que Somali siempre ha sido un «obispo activo en el ámbito público» y «una presencia en las redes sociales que no teme afrontar temas complejos, incluso en el ámbito moral o político».

«Creo que es un obispo que puede discutir ideas que contradicen las suyas. Creo que la Iglesia de Santiago necesita un estilo más moderno, abierto y dialógico», dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio