«Acuerdo secreto entre Chile y Reino Unido», exjefe del Ejército argentino – Mercopress

Guerra de Malvinas: «Acuerdo secreto entre Chile y Reino Unido», exjefe del Ejército argentino

Lunes 13 de mayo de 2024 – 10:59 UTC


Thatcher se reúne con el general Pinochet en Wentworth Estate

El ex comandante del Ejército argentino, de 2003 a 2011, y veterano de Malvinas, Martín Balza, escribió un artículo de opinión en una columna reciente en el diario Perfil de Buenos Aires exponiendo lo que describió como un «acuerdo secreto entre Chile y el Reino Unido». Durante el conflicto de las Islas Malvinas con Argentina en 1982, ayudaría a evitar la derrota del grupo de trabajo británico.

”Unos días antes del inicio de la Guerra de Malvinas, el 2 de abril de 1982, el embajador británico en Chile, John Heath, inició negociaciones con los chilenos para llegar a un entendimiento y su apoyo en el conflicto.

Inicialmente este acercamiento fue con la Fuerza Aérea de Chile, cuyo comandante y miembro de la junta militar era Fernando Matei Santiago Capitán de la RAF David L. Recibí una carta de Edwards (Jefe de Inteligencia de la RAF High Wycombe). , Sir David Great, en el que se buscaba apoyo al esfuerzo bélico de las Malvinas,

Matthei luego informó al presidente general Augusto Pinochet, quien aceptó la solicitud porque la consideraba una excelente oportunidad para fortalecer la Fuerza Aérea de Chile, ayudar a una victoria británica y fortalecer la estrategia chilena en la disputa del Canal de Beagle con Argentina.

Según Matthei, «a Argentina no le conviene aplastar a los británicos porque (como declaró el presidente Caltieri), nosotros debemos ser los siguientes en la fila. Dirigiéndose a una abarrotada Plaza de Mayo, Caltieri rugió que las Malvinas eran el comienzo, apareció como Mussolini–, y luego las islas, estábamos muy preocupados porque venía hacia nosotros la incursión militar argentina”.

READ  Luis Hermosilla: Audio filtrado de abogado aprobando pagos a funcionarios conmociona a Chile: “Esto se puede arreglar con dinero”

Cuando se firmó el acuerdo entre Chile y el Reino Unido, el entonces Secretario de Asuntos Exteriores, Francis Pym, y la señora Margaret Thatcher dijeron: «No estamos satisfechos con los dictadores británicos… Argentina ignora sistemáticamente los derechos humanos. Son los británicos quienes no practican la democracia.

Balza sostiene que en Chile, como en Argentina, el desprecio de ambos líderes por las reglas de la junta, acusados ​​de graves abusos contra los derechos humanos, es difícil de aceptar. Pero en abril de 1982, el embajador de Chile en Buenos Aires, Sergio Onofre Jarba, dijo: «Para Chile, Argentina tiene la espalda (protegida)», incluso cuando Pinochet dijo públicamente: «Debemos tener cuidado de preservar nuestra neutralidad».

De acuerdo con los términos del Acuerdo Chile/Reino Unido, la Base Aérea de Punta Arenas fue abierta para operaciones de inteligencia y reconocimiento de la RAF utilizando aviones marcados como FACH (Fuerza Aérea de Chile). Aparte de esto, el Reino Unido permitió fuerzas de élite del Servicio Aéreo Especial. En territorio chileno operan SAS y el servicio especial de ferry SBS.

Intercambio de datos de inteligencia, incluido el seguimiento y descifrado de códigos y señales argentinos proporcionados por la Armada de Chile.

Se atribuyeron a Chile seis bombarderos Canberra, algunos de los cuales fueron utilizados en operaciones encubiertas durante el conflicto de Malvinas. Las fuerzas argentinas dejaron en las Malvinas un escuadrón de bombarderos Hawker, el destructor HMS Glamorgan y equipo argentino.

Fin de las restricciones a la venta de armas del Reino Unido a Chile, suministro de uranio enriquecido y opción del reactor nuclear Magnox del Reino Unido

Apoyo político y diplomático en la ONU para moderar las investigaciones sobre abusos a los derechos humanos por parte del régimen militar chileno.

READ  Corea del Sur se suma al Acuerdo de Comercio Digital establecido por Singapur, Nueva Zelanda y Chile

Y Chile ha utilizado sus propias ondas de radio para lanzar una campaña psicológica para una «guerra electrónica» y Argentina no ha evitado comentarios adversos sobre la recuperación de nuestras islas, calificándola de «reclamaciones territoriales» que obstaculizan los intereses chilenos.

«Nuestras comunicaciones en Malvinas fueron interceptadas permanentemente por locutores chilenos anónimos, y yo fui testigo, que insultaron a la Argentina y hicieron comentarios ofensivos contra nuestras tropas. Chile desplegó soldados en la frontera patagónica para desviar nuestro propio esfuerzo bélico.

Asimismo, como informó Clarín en mayo de 2002, «en abril de 1982 la Armada de Chile zarpó hacia el sur desde Valparaíso bajo estricto silencio de radio en un intento de obligar a Argentina a desviar recursos militares a las islas».

Un avión espía británico marcado como perteneciente a la FACH (Fuerza Aérea de Chile) voló con pilotos de la RAF y en ocasiones, según algunas fuentes, con observadores de la FACH.

Balza también señala que el gobierno chileno hizo la vista gorda ante algunas actividades británicas en el Atlántico Sur, según fuentes santiagueras, según informó la publicación laborista de izquierda The New Statesman.

De manera similar, una cita del importante periódico español El País, de junio de 1982, indicaba que Chile se estaba preparando para convertirse en aliado de Gran Bretaña en América Latina y que el presidente general Pinochet estaba dispuesto a derrocar a la junta militar en Argentina. Las mismas fuentes indican que Chile permite a los británicos utilizar su territorio para operaciones militares. De igual forma, en el TIAR (Tratado Interamericano de Apoyo Recíproco) celebrado en Washington, Chile el 29 de mayo de 1982, junto con Estados Unidos, Colombia y Trinidad y Tobago, se abstuvieron.

READ  El papel de los bonos verdes soberanos en el desarrollo de Chile

Pero sin duda la expresión más concreta del apoyo chileno a Gran Bretaña fue anunciada públicamente el 9 de octubre de 1999, en la conferencia anual del Partido Conservador, por la Dama de Hierro, la Sra. Thatcher dijo, entre otros comentarios, que «Chile es nuestro amigo más antiguo del sur». Estados Unidos ha sido un partidario incondicional de Inglaterra desde que el almirante Cochrane ayudó a liberar a Chile del opresivo Imperio español… El presidente Pinochet ha sido un partidario incondicional de Inglaterra, quien nos brindó una asistencia invaluable cuando Argentina invadió las Malvinas. Pinochet, junto con el general Mathieu, dieron avisos muy oportunos de inminentes ataques aéreos argentinos, lo que permitió preparar nuestras defensas navales. A principios de 1984, un inglés llamado George Foulkes, portavoz para asuntos latinoamericanos, dijo del ex primer ministro británico: “Su hipocresía es increíble; Se niega a negociar con un gobierno democrático en Argentina, pero está dispuesto a hacer negocios con una dictadura chilena. Balza subrayó las declaraciones, que el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Chile nunca desmintió.

Balza, quien comandó el ejército argentino cuando Carlos Menem era presidente y luego fue embajador en Colombia y Costa Rica, señaló que fue una reacción muy curiosa, “desde entonces (1982) los gobiernos argentinos han optado por triunfar. Todas las pruebas de este acuerdo secreto tienen como pretexto no empeorar nuestras relaciones con nuestros vecinos”.

«Creo que nada debilitará nuestro sentido de amistad y relación con el pueblo de Chile, que nunca estuvo involucrado en las decisiones tomadas por la dictadura de Pinochet, sino que están integradas con la verdad histórica, expresada con honestidad y respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio