En Chile, una buena constitución no garantiza el cambio social: la gente manda

Grafiti en Chile atribuido a la juventud comunista, «#Quierounanuevaconstitucion por la gratuidad de la educacion» (Foto de Marcelo Bernal en Twitter)

“Somos una generación absolutamente obsesionada con tomar el poder”, dice Bárbara NavarreteNuevo Secretario General Juventud Comunista de Chile. Esta generación incluye al presidente de Chile, Gabriel Boric, quien tiene solo 37 años, y la jefa de gabinete del presidente, Camila Vallejo, quien tiene solo 35 años. Involucrándose constantemente en la arena política y alcanzando los más altos niveles. El gobierno, Boric y Camila, como se les conoce, “nos empujan a participar y tomar partido”, dice Navarrete. Cincuenta años después del golpe de Estado que asoló Chile, personas como Navarare oscilan entre la esperanza y la desolación por un gobierno liderado por exdirigentes estudiantiles (como Boric y Camila). El fracaso de una nueva constitución Adentro 2022. ellos también tienen que pelear Ascenso de la derechaAhora alberga oficinas en la Asamblea, incluido el Presidente del Senado.

La propia historia de Navarrete es, en sus palabras, un ejemplo de la «encrucijada de experiencias que influyen en la forma de politizar de esta nueva generación». Su familia vivió de primera mano los efectos de la dictadura en las afueras de Santiago. Nacido pocos años después del fin de la dictadura, Navarrete aprendió de política Movilizaciones Estudiantiles 2011Cuando ella estudiaba en una escuela importante escuela de niñas en la ciudad. Durante nueve meses, los estudiantes ocuparon la escuela en protesta contra el modelo de educación privada de Chile. Dos tendencias políticas dominaron la escuela: el anarquismo y el comunismo; Navarrete optó por lo último.

Durante su tiempo en las protestas estudiantiles, Navarrete dice que fue testigo de la «alienación institucional» de su generación. Puede que hayan crecido después de la dictadura, pero estaban rodeados de sus instituciones (incluida la constitución golpista de 1980). “Nos sentimos alienados de las leyes y la cultura corporativa”, dice, y los dejó con la sensación de “no entender” la legitimidad de las empresas. Como resultado, dice, «hay una necesidad abrumadora de cambiar todo, incluida la constitución».

READ  El mejor Grifo Cocina Pared 15Cm: Guía de revisión y compra

Los resultados no son casuales.

Redactar una nueva constitución para Chile antes del 50 aniversario del golpe de 1973 habría sido un gran logro. Pero la Constitución fue redactada con un enorme aporte democrático. Derrotado Elecciones el 4 de septiembre de 2022. Después de esa elección, el gobierno creó un comité de expertos para preparar un nuevo proyecto para ser aprobado por los 51 miembros de la Asamblea Constituyente (Elegido por voto directo el 7 de mayo de 2023). El Partido Republicano de derecha ganó 35,4% de los votosLa Asamblea Constituyente aportó 23 miembros. El Partido Comunista de Chile lideró la coalición con el segundo mayor número de votos. con 28.6%.

Para Navarrete, la victoria republicana «no fue una sorpresa ni un hecho aislado». En la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2021, el candidato republicano José Antonio Cast presidido. “La derecha ha polarizado el país”, dijo, y ha definido al gobierno de centroizquierda de Boric a través de “caricaturas”. Como resultado, una parte significativa de Chile, dice, «se siente más representada por posiciones reaccionarias de derecha». «No es una situación perfecta», dice Navarrete, pero «al estar ahí podemos seguir negando los problemas».

Ninguna constitución garantiza el cambio

“El ejercicio democrático realizado con respecto a la constitución actual es mejor que la constitución actual”, me dijo Navarrete, destacando que si bien el cambio constitucional es crucial en el camino hacia el cambio social en Chile. , este no es el único camino. De aprobarse el proyecto de constitución en septiembre de 2022, la situación material y gubernamental habría cambiado, “pero eso, por sí solo, no garantiza la transformación del país”, dice Navarrete.

READ  Las 10 Mejores cordones botas montaña del 2024: La Selección Top

A su juicio, los resultados de septiembre reflejan un profundo desacuerdo, o desconexión, entre los debates en la Convención Constitucional —que redactó el proyecto rechazado— y lo que propusieron los partidos de izquierda para el país. La «desconexión» está vinculada a la naturaleza del movimiento de protesta de una década y la agenda social que promovió. “Nos convencimos”, dice Navarrete, de esta falta de “desconexión”, que “un error nos puede costar. [electoral approval]“La nueva constitución. Hay que cerrar la brecha entre los partidos políticos y los movimientos sociales porque estos movimientos son el principal motor de cualquier cambio en el país”, dice.

contra la negación

El Partido Comunista de Chile cumple 111 años. Era parte del gobierno bórico. Este es el cuarto mandato del partido en el poder; Uno de los períodos anteriores fue durante el Gobierno de Unidad Popular del presidente Salvador Allende (1970-73). Navarrete señala que ahora que Chile entra en un período de conmemoración de los 50 años del golpe, puede ser un buen momento para reflexionar sobre las reparaciones, la justicia y el compromiso de no volver a la dictadura.

Él dice que la situación en Chile es «débil» porque hay una creciente «negación» de la visión de que nada realmente malo pasó durante el golpe y la dictadura. Leyes contra el repudio han sido rechazados por el parlamento chileno. “No podemos permitir que [this discourse] Para avanzar y consolidar”, dice Navarrete. “Como gobierno tenemos la profunda responsabilidad de no romantizar la memoria o la democracia, sino valorarlas como las mejores condiciones para desarrollar la política y hacer los cambios necesarios para quienes más los necesitan”.

READ  El mejor Blu Ray 4K Reproductor: Seleccionado para ti

El 28 de mayo, anunció el diputado electo a la Asamblea Constituyente y miembro del Partido Republicano, Luis Silva. Durante una entrevista con Icare TV En este momento histórico, conviene hacer una «lectura un poco más meditada» sobre el gobierno de Augusto Pinochet. «Él sabe cómo dirigir el estado».

Respecto a estas declaraciones, Navarrete alega que “la derecha cree, sobre la base de la libertad de expresión, que todas las opiniones son igualmente válidas”. En cambio, dice, “No hay justificación para el genocidio que hemos sufrido como país y miles de familias. Hay personas que todavía están buscando a sus seres queridos.

Taroa Zúñiga Silva Es escritor y coordinador de medios en español de Globetrotter. Es coautor con Giordana García Sojo Venezuela, la espiral de guerra del siglo XXI (2020) es miembro del comité de coordinación Argos: Observatorio Internacional de Migraciones y Derechos Humanos y es miembro Cooperativa VicUn plan Ejército de Comunicación de Liberación.

Este artículo fue preparado Trotamundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio